errores

Dietas DETOX… (William Karam K)

(William Karam K)

En constantes ocasiones hacemos mil cosas para mantenernos en forma, exceso de ejercicio, masajes reductivos, inclusive acudimos a especialistas que no encuentran mejor razón para que tu cuerpo no deba ser intervenido… Pero entre las que más nos dañan se encuentran las dietas restrictivas, esas que simplemente se centrar en el consumo de cierto número de calorías (por lo general menos de mil), o simplemente en la ingesta de jugos, mejor conocidas como DETOX, pero qué son y que provocan… Aquí un poco de lo que pueden generar este tipo de extremos.

Después del primer sorbo

Las señales de hambre que envía tu cerebro son respondidas con una oleada de azúcar procedente de la fruta (y no, sustituirlas solo por verduras tampoco es una buena idea). Esta reacción obliga al páncreas a segregar insulina, que es la responsable de transportar el azúcar (en forma de glucosa en tu sangre) a las células.

Después de 30 minutos

Mientras tus células absorben la glucosa, tu nivel de azúcar en sangre empieza a venirse abajo. Puede que comiences a sentirte mareada. Mientras tanto, debido a la falta de calorías, tu cuerpo se ve privado de glucógeno, una fuente de energía rápida que se almacena en los músculos y en el hígado.

Después de dos días

Con cada sorbo de zumo, tus niveles de insulina se disparan, para luego estrellarse. Tus reservas de glucógeno hace tiempo que se extinguieron, dejando tu despensa vacía (y, con ello, una sensación de debilidad).  Desde que empezaste a tomar aproximadamente la mitad de las calorías que necesitas, tu cuerpo recurre a dos fuentes de energía: los triglicéridos, un tipo de combustible almacenado a modo de grasa (¡viva!) y las proteínas, sacadas directamente de tus músculos (¡ups!). Por eso empiezas a perder masa muscular, incluso aunque estés haciendo ejercicio cada día.

Después de tres días

Tu cerebro no está nada contento. Ha entrado en un modo de inanición y ahora engulle cetonas, una energía que procede de la quema de grasas. Las cetonas funcionan, pero son algo así como una gasolina de mala calidad; como resultado, lo más probable es que te sientas desconcentrada e irritable. Tu cerebro también acusa la falta de aminoácidos, que son básicos para los neurotransmisores y mantienen estable tu estado de ánimo.  Si eres propensa a las depresiones, casi seguro que a estas alturas te sientes triste.

Las proteínas de tus músculos se descomponen en amoniaco y ácido úrico, elementos nada recomendables en tu torrente sanguíneo. Ahora, tus riñones trabajan a destajo para desintoxicarte de tu particular ‘desintoxicación’. Permanece cerca del lavabo: el alto porcentaje de carbohidratos del zumo causa la entrada de mucha agua en tus intestinos. Ese extra de líquido en tu vientre te provocará diarrea.

Después de cuatro días

Sin comida que digerir, tu intestino se siente ignorado. Las pequeñas vellosidades que lo cubren (para convertir la comida en alimento para la sangre) empiezan a atrofiarse. Puede que tu diarrea empeore, acercándote cada vez más a la deshidratación… y por ahí se va el atractivo tono rosado de tus mejillas.

Después de ocho días

¡Comida sólida al fin! Pero… has perdido músculo. Incluso si recuperas tus hábitos alimenticios normales, ahora tienes menos masa muscular para quemar esas calorías, de manera que lo más seguro es que se transformen en grasa. Y ahí es cuando hace acto de aparición el temido efecto yo-yó de estas estrictas dietas. La desproporción entre grasa y masa muscular altera el metabolismo y consigue que las calorías sean mucho más difíciles de quemar.

Es por eso que no debemos tomar excesos, cualquier tipo de extremo es peligroso siempre es mejor tener una alimentación balanceada y con los nutrientes necesarios.

Los errores más comunes al comenzar una rutina en el gimnasio: William Karam Kassab

William Karam Kassab:

Por lo general pensamos que al comenzar una rutina de ejercicios nuestros problemas con el peso y la comida se resuelven por arte de magia, o que si hacemos mucho ejercicio compensamos las calorías extras que consumimos… Pues no es así, el incremento de actividad debe ser congruente con el tiempo que llevamos realizando las rutinas, es por ello que a continuación les comparto los problemas más comunes a los que nos enfrentamos al realizar ejercicio.

1.- La intensidad
Hacer más ejercicio NO nos dará más ni mejores resultados: por el contrarío aumentará el riesgo de lesión ya que el cuerpo es como el motor de un auto, después de tenerlo parqueado en un garaje por algunos años pretendemos que aumente sus revoluciones haciéndolo trabajar 2 horas o más de 3 – 5 veces por semana.  ERROR! “El estilo de vida que involucre mantener un peso saludable tiene que ver con muchas más cosas que simplemente con lo que ingerimos como alimentos” Dice James Peterson, PhD, FACSM y autor de más de 80 libros en salud, nutrición y ejercicios. “Mucha gente piensa que si van al gimnasio y le dan duro a las pesas perderán peso”

2.-El Sudor

Uno de los principales errores es creer que hacer mucho ejercicio y sudar bastante nos hará perder más peso. El sudor es un mecanismo de respuesta que utiliza el cuerpo para enfriarlo cuando aumenta la temperatura corporal pero NO está relacionado con la quema de grasa o la pérdida de peso. El peso que perdamos, consecuencia de la deshidratación, el cuerpo lo recuperará enseguida.

3.-Las calorías
El cuerpo tiene la habilidad de adaptarse al ejercicio por lo que las 3 primeras semanas de cualquier programa son las más críticas ya que estamos en un periodo de adaptación. Si lleva haciendo lo mismo por meses e incluso años, el cuerpo se acostumbró y se encuentra nuevamente en una zona de confort por lo que ya NO quema la misma cantidad de calorías que al principio y tampoco tendrá beneficios visibles.

4.-Calentar

El calentamiento es tan importante como el estiramiento final, NO calentar los músculos y lubricar articulaciones antes de empezar su rutina de ejercicios es una de las principales causas de lesiones.  Empiece con movimientos lentos y progresivos aumentando el rango de movimiento de las articulaciones y calentando el cuerpo progresivamente entre 10 a 15 minutos.

5.-Técnica
Es muy común ver en los gimnasios a personas colgadas de las caminadoras con la inclinación al máximo y caminando o trotando con las 2 manos agarradas del panel. Todo el peso y la fuerza que necesitarían hacer las piernas para trabajar en dicha inclinación lo están descargando en los brazos.  La inclinación apropiada es la que pueda mantener caminando o trotando sin necesitad de agarrarse de la máquina, NO por aumentar la inclinación quemará más calorías.

6.-Peso vs. Músculo

Lo mismo sucede en las salas de musculación cuando algunos creen que el peso que levantan está directamente relacionado con el crecimiento del músculo; la hipertrofia o crecimiento muscular se logra cuidando  la técnica y fatigando al músculo con levantamientos de entre 70% – 80% de su 1RM (peso máximo que logra levantar en 1 sólo intento) con repeticiones de entre 10 -15 y con descansos entre 45 y 90 segundos siempre y cuando la alimentación sea la adecuada.

7.-Alimentación
¿Sabías que el 65% del éxito en la pérdida de peso depende de lo que comes y que solamente el 35% le corresponde al ejercicio?.  Hacer más de 2 horas y comer menos de 1200 caloría / día  para bajar de peso más rápido es uno de los principales errores al hacer ejercicios.  El cerebro recibe la información del estómago y cuando ésta no es la apropiada en cantidad, frecuencia (5 veces/día, 3 comidas y 2 snacks) y calidad, el cerebro activa el metabolismo lento y preserva la grasa, únicamente cuando la información del cerebro activa el metabolismo y lo acelera es cuando recibe la información de que está siendo nutrido lo necesari.o Esto por lo general sucede después de 3 semanas de ser constantes en dieta y ejercicios.

8.-Descanso entre sets
No permitas que nada ni nadie te distraiga: El descanso entre sets en la sala de musculación es importante, por lo que para músculos pequeños 1 minuto es recomendable y para músculos grandes como piernas, pectorales y espalda 2 minutos estarían bien, mas de este tiempo elimina el principio de sobrecarga y no se logra el  crecimiento muscular.

9.-¿Un día a la semana? ¡Cuidado!

El hacer deporte 1 día a la semana es tanto o más peligroso que no hacerlo, para aquellos deportistas del fin de semana que van a jugar un par de horas de  futbol después de la farra del día anterior y creen que sudando eliminan el exceso de alcohol del día anterior lo único que lograrán es deshidratarse más, el alcohol es un diurético y si al hacer el ejercicio elimino mas sales  por el sudor lo único que lograrán en poner en riesgo su propia vida.

10.-Código de ética
Existe en código de ética en los gimnasios que si no está escrito en alguna parte deberíamos saberlo.  – Si utiliza una barra con pesas en los 2 lados asegúrese de dejarla desarmada y sin pesos.  – Trabaje con una toalla sobre cada máquina y limpie el sudor después de usarla, es de muy mal gusto mojarse con el sudor de otra persona.  Por cortesía con los demás evite acaparar 2 o 3 máquinas al mismo tiempo más si hay personas esperando para usarlas, si termina una serie de la opción a que otra persona la use mientras toma su descanso y deje siempre el equipo tal y como lo encontró, recuerde que el vivir en comunidad involucra respeto.  “La libertad de uno acaba donde empieza la del otro”.

Espero que les sirva de algo y pongamos más atención a las actividades que realizamos.

William Karam Kassab.