Las arribadas más tristes

Orillas fugaces

CayucosHablamos de cayucos. Cayucos atestados de personas, mantas, trapos, botellas, desesperación, extenuación. Llegan a nuestras orillas, pero no encuentran aplausos ni cohetes de bienvenida como nuestros regatistas.

Su arribada a puerto pone en marcha la rutina habitual. Guardia Civil, Cruz Roja, Salvamento marítimo, autocares, ambulancias.

Los cayucos  se depositan en un rincón del puerto para su desguace. Algunos no necesitan más que de una patada para quedar desmantelados. Otros, los menos, están flamantes, como recién estrenados. Casi todos lucen pinturas vistosas en sus cascos. Y tienen nombre, como cualquier embarcación. ¿Cuánto tiempo habrán estado esperando el momento adecuado para hacerse a la mar? ¿Habrán aprovechado la espera para decorar con tanto esmero sus pobres cayucos?

Ver la entrada original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s